sábado, diciembre 08, 2012

Entre la Rosa y el Zorro del Principito

"Recuerda cuando te decía que yo no soy lo mejor para ti. Mantenlo en mente y de repente me olvides mas rápido  O mejor dicho, dejes de amarme mas rápido."

     De esa forma comienza un escrito dirigido a mi persona, hace ya mas de 6 años, donde se me aconseja dejar a alguien muy importante para mi vida a un lado y continuar con otro camino, supuestamente, mejor. Esas lineas sonaron por 6 años durante mi cabeza sin que yo pudiese entenderlas y ponerlas en practica, hasta este momento. Es solo después de 6 años que puedo darle un uso a ese consejo, que puedo sentir lo buena idea que es, que cada vez que mi corazón comienza a ganarle argumentos a la razón, esas dos oraciones logran la victoria de tan injusto debate. Y, lo curioso del caso, es que no lo aplicaré con la gran y extraordinaria mujer que me dedico esas lineas. En ningún momento mi consciencia me ha dicho que ella no es lo mejor para mi. Estas palabras vuelven a mi, a una frecuencia de segundos, para mantener a raya los recuerdos de una niña que si poseía complicaderas y depresiones que quiero evitar ventilar por respeto a esa persona.

    Cuando me dedicaron esas lineas yo no pude dar una respuesta adecuada, no pude asimilarlas. Todo lo que quedo para mi en ese momento fue comprender las razones que nos llevaron a tomar caminos distintos pero jamas el hecho de que no eras lo mejor para mi. Me veo en la necesidad de mencionar y dirigirte estas lineas (extraordinaria mujer) a pesar de que no eres ni la Rosa ni el Zorro, ya que son tus palabras lejanas son las que me dan fuerzas en estos momentos y porque fui inmaduro al no poder responderte de una forma adecuada.

    Incluso, escribo estas lineas con la seguridad de que ambas partes jamas las leerán. Por un lado, el tiempo ya se ha encargado de cambiar, transformar, curar y llevarse todas las cosas a lugares lejanos, no tiene caso fastidiarla con mis conflictos actuales que poseen curas del pasado. Por otro lado, estoy seguro que el camino tomado es el correcto y de nada vale nada (cosa que explicaré luego). El motivo de todo es materializar mi vorágine de pensamientos y encontrar forma y sentido a todo lo que pasa por mi mente (función por la cual este blog existe).


    Tenías razón, es imposible olvidarte. Pero ya convenía alejarnos y por lo tanto; dejar de amarte. Te contentaría saber que eso último lo logre y no por auto convencimiento o dominio de mis emociones. El tiempo se encargó de eso y de hacernos personas distintas con ahora metas distintas. Sigo admirandote de lejos por lo extraordinaria que eres. No fue fácil para mi y tomó mas tiempo del necesario. Me deje ilusionar por ti y lo extraordinaria que eres pero jamas me he arrepentido de ello. Y a pesar de que estuve lastimado, jamas sentí reprocho por tus acciones. Tambien, te contentaría saber que nunca te culpe a ti ni a él por nada. Siempre he estado consciente de que el espacio entre nosotros hizo muy difícil todo, al punto que no hubiese sido justo para ti ni para mi continuar.

    Nunca te he recordado con dolor,  siempre percibí los bonitos sentimientos que me transmitiste tanto como pudiste. Lo adoré todo, nunca quise desprenderme de ti, no quería dejar de sentirte y yo soy el único culpable de haber alargado todo hasta un punto enfermizo. Todo paso ya mucho atrás y a este tiempo puedo voltear la mirada y no sentir arrepentimientos de lo mucho que sentí por ti y el amor que hasta cierto punto logramos. Me costó mucho dejar de fantasear contigo, y aunque ya no lo hago, todavía hay noches que te recuerdo con cariño y te abrazo antes de dormir.

    Así que ya lo ves, mi terquedad impidió tomar tu consejo y en lo personal considero que es el mas inútil que me podías haber dado en ese momento. Nunca sentí que fueras lo menos indicado para mi. No fue tu caso, pero gracias por esas palabras. Me son de gran ayuda en este momento.

 La Rosa.

     Simplemente no puedo encontrar un personaje de literatura, que haya pasado por mis ojos, que se adecue tanto a ti. Que se acople tanto a nuestra situación. Eres una belleza excepcional y yo no tuve ningún reparo en hacértelo saber. Eras tan única en mi vida que me encargue de convertirte en mi mundo entero, como el del Principito. Me doy la culpa de haberte hecho muy consciente de que significabas todo para mi; mis planes, mi futuro, mis acciones, mi deseo de tener mas entrada económica. Yo reduje mi mundo para que solo pudiésemos estar los dos en él. Deje atrás y en negligencia tantos aspectos de mi, tan solo para poder atender tus necesidades y caprichos de la mayor manera posible. No puedo decir que no haya notado las cosas que no me gustaban, estaba muy consciente de ellas pero elegía ignorarlas. Reduje mi mundo para hacerlo del tamaño del tuyo, pero nunca has salido de tu mundo porque ni siquiera has podido sacar tus raíces de la tierra donde estas plantada. Pero por tu belleza, te has dado a la tarea de convencerte de que es trabajo de alguien mas sacar tus raíces de allí, cosa que no es cierto.

    Te dí todo mi tiempo y mis cuidados, cuanto tuve entre mis manos te lo dí sin interés  pero nunca fue suficiente por mas que lo intente. Creciste a tu manera pero aún plantada por tus propias limitaciones. Te diste cuenta que esa persona que te atiende no es capaz de ampliar tu mundo ya que él redujo el suyo por ti. Y allí, con tu autoestima inflada y la seguridad que te daba el haber dedicado tanto por ti a pesar de todas las cosas malas que sucedieron y las limitaciones que tu sola tuviste, comenzaste a reclamar algo mas allá. En tu egocentrismo te crees única y especial y que no existe nada mas que tú, por lo tanto estas destinada y con derecho a un trato y a cosas especiales, por el simple hecho de existir. Te crees la única rosa de un planeta, quienes todos deben alabar y proteger, cuando en realidad eras la única en mi mundo y en el de nadie mas.

    Y es allí, después de haber recibido de tu parte tanta ingratitud y palabras que solo hirieron mi orgullo, que pude convencerme y llenar mi cabeza de argumentos. Estar contigo no es lo mejor para mi. Lo mantendré en mente y así, tal vez, consiga dejar de amarte mas rápido. Recordaré tus complicaderas, depresiones, rollos existenciales, inseguridades, conflictos por tu peso y apariencia, las limitaciones para salir juntos y tantas cosas que yo, con todo el amor, traté de que superases y dejaras a un lado pero que no pude sin tu esfuerzo personal. Me doy cuenta en este momento que te dí una relación fácil. Que la responsabilidad por la estabilidad de nuestra relación la monte sobre mis hombros y busque llevarla hasta el final para que tu tuvieses tranquilidad de sacar tus raíces. No me dí cuenta de que en ningún momento buscaste sacarlas, no me di cuenta que preferías y era mas fácil para ti quedarte enterrada allí y no enfrentar el mundo y sus dificultades. Me doy cuenta que, quedarme en este mundo, no es lo mejor para mi.

El Zorro.

    No se quien eres, pero llegaste y andas cerca. Al salir a explorar el mundo te he encontrado y pides mi atención, la cual estoy dispuesto a dar por mi condición de explorador. No te prometo nada, no puedo ofrecer ya que todo lo dí y de momento se ha acabado. A pesar de todo, te valoro por estar presente. Y gracias a tus buenas intenciones, te respetaré por todo lo alto. No puedo prometer nada mas allá. Solo puedo darte las gracias. 

Gracias por hacerme recordar, algo que había olvidado hace años atrás...


1 comentario:

© Prince Wrikas Cantodea dijo...

Maravilloso e íntimo regreso, volvemos a los orígenes para encontrarnos, para desprendernos, para reparar, para seguir también para eso funciona...
Bienvenido de nuevo.
Saludo.